MAÑANA, DÍA CLAVE

Posted: 2013/03/19 in Euskal Preso eta Iheslari Politikoak

Etxerat: «El 20 de marzo es un día clave porque están en juego los derechos humanos»

Etxerat ha señalado que para los familiares de los presos y presas vascas la jornada de mañana es «clave» ya que «están en juego los derechos humanos».

Etxerat

Una nutrida representación de Etxerat ha comparecido en Iruñea con motivo de la vista que tendrá lugar este miércoles en la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para analizar el recurso del Estado español a la sentencia sobre el caso de Inés del Río.

Para la asociación de los familiares y allegados de los presos vascos, la de mañana es una jornada importante porque «están en juego los derechos humanos».

ETXERAT1

Jone Lazkoz, pareja de Jesús Mari Mendinueta, preso enfermo a quien han aplicado la doctrina 197/2006, y Hodeiert Urain, hijo de Jokin Urain, también con la citada medida, han recordado que la doctrina 197/2006 se aplica desde 2006, «con retroactividad y pese a que es contraria a derecho. Somete a los presos políticos a una cadena perpetua a la que no fueron condenados ni a la que, en consecuencia, nosotros lo fuimos».

Han señalado que además de a Inés del Río, esa medida se ha aplicado a otros 91 presos políticos, a los que en algunos casos se les han añadido otros 12 años de prisión. «El alargamiento de la pena se les ha comunicado en la mayoría de los casos pocas semanas o días antes de la fecha en la que deberían ser liberados, en ocasiones el mismo día» en que cumplían la pena. La doctrina 197/2006, según han denunciado, «se convierte en otro mecanismo más de una política penitenciaria que busca ser un instrumento de venganza y sufrimiento continuo».

Los representantes de Etxerat han tenido palabras de recuerdo para Anjel Figueroa, fallecido el jueves pasado y a quien pese a sufrir una enfermedad incurable «se le negó el derecho a la salud, al tratamiento y las condiciones de vida que su grave enfermedad exigía».

EUSKAL PRESOAK

Urain y Lazkoz han incidido en que los familiares y allegados de los presos saben «bien qué es el sufrimiento, qué significa y cómo se vive», ya que a la vulneración de los derechos de nuestros familiares represaliados se une la vulneración de nuestros propios derechos» y con la «cadena perpetua también nosotras y nosotros somos condenados».

«Somos también objeto de humillación, de persecución, de acoso y arbitrariedades. Pero nunca les dejaremos solos y seguiremos oponiendo nuestra voluntad de que cese el sufrimiento, definitivamente, para todos y todas, al afán de venganza que intenta bloquear el camino de la resolución y de la paz».

Por ello, entienden que el de mañana será un día «clave», ya que «están en juego los derechos humanos».

 

 

HERRIRA ERLOJUA

 

Bihar, 197/2006 doktrinaren aurkako mobilizazioak nonahi, bilatu eta parte hartu zure herri, hiri edo eskualdean

 

BIHAR

 

 

Presoen eskubideen aldeko ekimena Arantzazun

Martxoaren 17an, Arantzazun Preso guztien Eskubideen errespetua eta salbuespeneko Espetxe politika eta bidegabeko Legediaren
bukaera, besteak beste 197/2006 doktrina, exijitzeko bilkura izan zen  Kristau elkarteak deituta.

Erantsita doan fitxategian jasotzen dugu talde hauek egindako hausnarketa, otoitza eta aldarrikapenaren ondoriozko dokumentua.

Arantzazu

PRESO GUZTIEN ESKUBIDEEN ALDE

Presoen eskubideen zapalketa etengabearen eta areagotuaren aurrean, Kristau Elkarteen ahotsa entzunarazi dugu, beste behin, Arantzazuko santutegitik, modu berezi eta urgentziazkoan, oraingoan. Beraien egoera salatuz eta Estrasburgoko Giza Eskubideen Auzitegi Europearrak 197/2006 (kondenen bidegabeko luzatzea) doktrinari buruz berehala hartzekoa den erabakia kontutan izanda, dagozkien giza eskubideen eta eskubide jurídiko eta legezko guztiekiko begirunea, eta halaber senitartekoen eskubideekikoak aldarrikatuz, presondegi-sistema anker honen ezeztapena exijitzen dugu.
    Espainiako eta Frantziako estatuetako kartzeletako errealitate gordinak eragiten dien eguneroko sufrimenduarekin bat eginik eta aske behar luketen 73 preso kartzelan jarraitzera kondenatzen dituen legearen aplikazioaren aurrean, lege horren ezeztapena exijitzen dugu, pertsona asko eta ekimen sozial anitzekin batera. Bestela, justizian oinarritutako bakeaz gatazkaren konponbiderantz urratsak eman beharrean, egoera okertu eta gaiztotzea besterik ez datorke, sakabanabetaz, bakartzeez, inkomunikazioaz, urrunteez -senitartekoen bidaiak nekagarriagoak bilakatuz- preso politikoen zigorrak luzatzeaz kateatutako urraketen katean. Horiek horrela, behartuta sentitzen gara, urgentziaz, justizia beharrak eta kristau konpromisoak bultzatuta, hainbeste injustizia eta bai giza eta bai legezko eskubideak bete daitezela eskatzera eta, nola ez, .salbuespeneko erabaki injustu eta mendekuzkoen bidez zigorrak luzatu ordez ezarritako legedia bete dadila.
    Arreta berezia eskaini diegu preso sozialen, etorkinen eta giza egoera penagarrietan diren gazteen kasuei, pertsona bezala hondatu egiten dituen kartzela-politikaren biktimak baitira, heriotza dramatikoen zerrenda etengabe luzatzen duena. Bestalde, konstatatu eta salatu egiten dugu, etorkizunerako giza baldintza duinak eskainiko zizkieketen aurreikiuspenik eza eta birgizarteratzeko bitartekoen gabezia.
Egoera guzti hauen aurrean, gatazka polítiko eta soziala areagotu egiten dutenak, hain justu, “zapalduak askatzera etorri zenarengan” sinesten dugun pertsona gisa, salatu egiten ditugu presondegi-sistema eta giza eskubideen urraketak. Izan ere, pertsona ororen duintasunaren kontrako erasoa dira eta salatu egin behar dugu kondenaren hiru laurdenak beteta dituztenei, Espainiako eta Frantziako kartzeletan sakabanatuta daudenenei eta gaixotasun larriak dituztenei buruz bere legedia betetzen ez duen Estatua.
Salaketa eta eskakizun hauekin, guztiok erantzule garen egoera honetan, badugu itxaropen eta horregatik gure konpromisoa berresten dugu, batez ere Euskal Herriko beste zenbait ekimen sozialekin batera, justizia, amnistia, askatasun eta bake politikoa erdietsiko ditugula bai Euskal Herrian eta bai Herri guztietan.

Euskal Herriko Kristau Elkarteak
Arantzazu, 2013ko martxo

EN DEFENSA DE TODOS SUS DERECHOS

Ante la conculcación permanente y agravada de los derechos de presos y presas, una vez más, hemos hecho oír nuestra voz como Comunidades Cristianas en el santuario de Arantzazu, de una forma especial y urgente. Denunciando su situación, y ante la próxima decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo sobre la doctrina 197/2006 (alargamiento arbitrario de condenas), hemos exigido el respeto de sus derechos humanos, jurídicos y legales, así como los de sus familiares, y la derogación de este sistema penitenciario inhumano.
Compartiendo con ellas y ellos el día a día de sus sufrimientos en la cruel realidad de las cárceles de los estados español y francés y ante la aplicación de una ley que mantiene en la cárcel a 73 presos y presas que ya debieran estar libres, reclamamos, junto a muchas personas e iniciativas sociales, su derogación. De lo contrario, en lugar de caminar hacia una resolución del conflicto que logre la paz desde la justicia, la situación se deteriora y agrava en una cadena de conculcaciones por la dispersión, aislamientos, incomunicación, alejamientos -con los penosos traslados de sus familiares-, prolongación de penas de presos y presas políticos vascos. Todo esto nos apremia a exigir, con urgencia, en nombre de la justicia y de nuestras convicciones y compromisos cristianos, el fin de tantas injusticias y el respeto íntegro a sus derechos y, por supuesto, el cumplimiento de la misma legalidad establecida sin las injustas y vengativas medidas de excepción en la prolongación de sus penas.
También nos preocupan de manera especial, tantas personas presas sociales, inmigrantes, jóvenes en lamentables situaciones, víctimas de una política carcelaria que les anula como personas y provoca un trágico goteo de muertes. Por otro lado, constatamos y denunciamos también la falta de previsión y medios para una reinserción social que garantice su futuro en condiciones humanas dignas.
Ante todas estas situaciones, que contribuyen agravar el conflicto político y social, como personas creyentes en “quien vino a liberar a los oprimidos”, denunciamos, por tanto, la injusticia del régimen carcelario y sus conculcaciones de derechos humanos. Son una agresión a la dignidad de todas las personas y una denuncia de un Estado, llamado de derecho, que ni siquiera cumple su propia
legalidad establecida en lo que se refiere a la libertad de quienes han cumplido ya las tres cuartas partes de su condena, están dispersados por las cárceles de los Estados español y francés y padecen graves enfermedades.
Con estas denuncias y reclamaciones ante una situación en la que todos y todas somos y nos sentimos responsables, afirmamos nuestra esperanza y compromiso, en unión con otras iniciativas sociales, en especial con Herrira, para lograr la justicia, la amnistía, la libertad y la paz políticas y sociales para Euskal Herria y todos los Pueblos.

Comunidades Cristianas de Euskal Herria
Arantzazu, marzo 2013

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

“Espainiako Gobernua Europako Giza Eskubideen Auzitegiaren aurrean” Cesar Manzanos irakaslearen artikulua

EL GOBIERNO ESPAÑOL ANTE EL TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS

César MANZANOS BILBAO, Doctor en Sociología del Derecho y miembro de Salhaketa Araba

Una clara demostración del carácter político con el que se toman las decisiones judiciales dentro del estado, en este caso en torno al cumplimiento de las condenas, es la aplicación de la llamada “Doctrina Parot” en el caso de las personas presas por colaboración o pertenencia a ETA.

La pregunta que podemos hacernos es porqué, cuando ya se ha producido una decisión por parte del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, desautorizando la actual aplicación de la citada doctrina, el actual Gobierno Español, se empeña en recurrirla y en no dar marcha atrás a una visión del derecho como arma de guerra, frente a lo que debiera de ser: el instrumento principal para garantizar una convivencia social pacífica. Máxime cuando su obsesión, que responde a intereses ajenos a la justicia y contraria al respeto a los derechos humanos, a estas alturas le es contraproducente políticamente salvo para contentar a los sectores más recalcitrantes de su clientela interna y a quienes teniendo poder de influencia sobre las decisiones gubernamentales, aún claman venganza ante su impotencia e incapacidad de hacer frente al resentimiento por sus propias víctimas.

 Seguramente en el caso de que nuevamente el TEDH, ratifique su anterior decisión, el gobierno español apele a la soberanía del estado para tratar de deslegitimar tal decisión y hacer de su capa un sallo, cosa que no hace para legitimar y dilapidarla cuando de decisiones económicas o de recortes drásticos del gasto público se trata, apelando a instancias europeas o a los dictados del capital especulativo la supuesta necesidad de imponer recortes de derechos laborales y sociales, de imponer decisiones claramente antidemocráticas. No obstante, las posibles respuestas sobre el porqué el gobierno está dispuesto y se arriesga a hacer el ridículo ante Europa en este, como en otros temas, a sabiendas de que puede perder y, de hecho, ya está perdiendo, grandes dosis de legitimidad son varias y complementarias.

 Aquí nos vamos a centrar solamente en una. En el empeño vehemente del estado por aplicar un derecho de imposición para la edificación de un estado penal al servicio del capital que contribuya a eliminar y utilizar cualquier forma de oposición o disidencia, criminalizándola, para instaurar su proyecto hegemónico. No nos olvidemos que un objetivo primordial al que sirve el sistema penal en su conjunto (policial, judicial y carcelario) es su propia pervivencia y crecimiento, es decir la auto-reproducción del sistema. Para ello, necesita encarcelar más tiempo, y encarcela a todo aquél y todo aquello que visibilice su latrocinio, que visibilice que en realidad el estado no defiende los derechos y libertades de las personas, sino su propia seguridad y los intereses de los poderes a los que sirve. Por eso utiliza el independentismo, el prohibicionismo, el islamismo, la extranjería y demás coartadas para tratar de legitimar su  sustancialidad, su esencia totalitaria encubierta de una apariencia democrática. Por eso sataniza toda forma de oposición y, con mayor contundencia a aquellas que traspasan los límites funcionales de protesta que puedan alterar sus intenciones.

Posiblemente el principal problema de seguridad ciudadana sea el propio sistema penal que prioriza su propia reproducción (para lo cual ha demostrado que es muy eficaz) sin importarle en realidad la prevención y lucha contra el delito, para lo cual ha demostrado sobradamente que es totalmente ineficaz. Por ello hemos de tener siempre claro que mientras la gobernabilidad de un país se sustente en la guerra o la política, y el derecho no sea sino un arma al servicio de la guerra y la política, el principal problema de seguridad seguirá siendo el propio estado, y éste seguirá necesitando de chivos expiatorios para auto-reproducirse y engordar a los mismos de siempre.

No nos olvidemos de que las relaciones de poder, y la guerra están en la base de toda relación política y jurídica, y esta altera la propia concepción de la realidad y del derecho. La guerra no es la continuación de la política por otros medios, tal y como apuntaban las tesis de Clausewitz, sino que el derecho, las leyes y la política son la continuación de la guerra por otros medios. Esto supone hacer una relectura de la historia y de la filosofía política idealista de la modernidad, puesto que el sistema político-jurídico moderno, el estado moderno, es el producto del mantenimiento y reproducción de las conquistas que los triunfadores realizaron en las guerras libradas en las diversas esferas de poder étnico, nacional y económico que son el origen de la modernidad.

Desde este supuesto, el derecho y la política son la continuación de la guerra por otros medios. Tal y como expresó Foucault M., retomando la reflexión de otros autores (Genealogía del racismo. De la guerra de las razas al racismo de Estado, La piqueta, 1991: 59): «Detrás del orden tranquilo de las subordinaciones, tras el Estado y sus aparatos, tras las leyes podemos advertir y redescubrir una guerra primitiva y permanente sustentada en relaciones de desigualdad, asimetría, división del trabajo, relaciones de usufructo, etcétera… La guerra nunca desaparece porque ha presidido el nacimiento de los Estados: el derecho, la paz y las leyes nunca han nacido en la sangre y el fango de batallas y rivalidades, es decir, después de ellas, la ley nace de conflictos reales: masacres, conquistas, victorias que tienen su fecha y sus horroríficos héroes, de los inocentes que agonizan al amanecer. La ley nace de la imposición».

Efectivamente, la guerra impulsa el desarrollo tecnológico, mueve la actividad económica más importante de la economía mundo (mercado de armas y complejo militar-industrial vinculado a la industria del transporte y las telecomunicaciones). La amenaza de guerra está en la base de la aparición y de la reproducción de los estados modernos y de todas las formas de regular las relaciones políticas contenidas en sus códigos legislativos. Por ello el gobierno de los EEUU y sus acólitos como es el caso del español,  necesitan potenciar las guerras en el planeta y fabricar supuestos enemigos de la seguridad. Las industrias de la seguridad, entre las que está la industria carcelaria, no podía ser una excepción, necesita más clientela y un marco normativo de endurecimiento de condenas para mantener más tiempo encarceladas a las personas hacia las que selectivamente orienta sus procesos de criminalización.

Desde esta visión real del derecho, como aparato de guerra al servicio del capital, y de su uso arbitrario por parte de los operarios del derecho,  podemos interpretar los tristemente actuales y terribles acontecimientos tales como por ejemplo, la capacidad del Estado durante las tres últimas décadas de excarcelar, de no encarcelar o de aplicar medidas excepcionales a políticos, empresarios y banqueros condenados por delitos de terrorismo y corrupción y, por contra, alargar las condenas a muchas personas presas mediante reformas penales expresas destinadas a inyectar mayores dosis de sufrimiento y desesperación en los reos, o mantener en prisión a miles de personas  gravemente enfermas cuyas patologías físicas y mentales han sido provocados en muchos casos en y por la prisionización.

 

 

HERRIRA PAROT

 

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s