DESCONEXIÓN CON LA REALIDAD

Posted: 2013/02/11 in PSOE

La dirección renovada del PSE pierde un 23,3% de apoyo dentro del partido

 

psee

 

pseee

Cien votos en blanco de los 353 emitidos muestran una importante desafección interna hacia la Comisión Ejecutiva propuesta por Patxi López, que mantiene en el núcleo duro del partido a buena parte de los actuales dirigentes y que por toda renovación incluye a algunas nuevas caras que tampoco han mostrado posicionamientos críticos.

El sector renovador de Araba, la corriente interna que ha trabajado teorías alternativas, ha sido borrada del mapa oficial.

p006_f02_250x170.jpg

La fotografía de Jon Hernaez que ilustra esta página es un buen resumen del VII Congreso del PSE. Rodolfo Ares, que entre 1995 y 1997 fue el número 2 de Ramón Jáuregui, que hasta 2001 acompañó a Nicolás Redondo Terreros desde el mismo puesto, aúpa a Patxi López, con quien lleva también ejerciendo funciones similares desde su elección en 2002. Pase lo que pase, Rodolfo Ares sigue siendo el hombre que controla el partido, la mano que mece todas las cunas. Como puede verse en la imagen, no se sabe si Ares eleva a Patxi López o, por contra, en realidad el reelegido secretario general está apoyándose en él para no caerse. La expresión de su cara no ayuda a esclarecer las dudas. López perdió el sábado más de un 10% de los apoyos internos que obtuvo en octubre de 2009. El castigo que ayer dio el Congreso a la Comisión Ejecutiva que propuso fue mucho mayor. Tuvo un 23,3% menos de votos que la anterior.

Junto a los brazos ejecutivos del partido aparece Jesús Eguiguren, el hombre que anticipa escenarios de futuro que su partido es incapaz de comprender y administrar. Eguiguren aplaude entre ausente y desconfiado. Entre él y Patxi López hay un cordón umbilical difícil de desentrañar. Una alianza nacida en 2002, cuando el Pacto de San Marcos permitió que López alcanzara la secretaría general, triunfando sobre el sector redondista, encabezado entonces por Carlos Totorika, alcalde de Ermua y estandarte de los foros y plataformas que crecían al calor de José María Aznar y Jaime Mayor Oreja. Pese a todo lo ocurrido desde entonces, Patxi López mantiene con Jesús Eguiguren un vínculo acorazado. Quizá le vea como el teórico que él nunca ha sido.

Detrás, Patxi Lazcoz aplaude sonriente. No es para menos. El sector oficial de Araba, que encabeza Txarli Prieto y codirige el exalcalde de Gasteiz, ha obtenido el aval de la nueva dirección, pasando como una apisonadora por encima del llamado sector renovador alavés. Quienes especulaban con que la dirección «nacional» iba a mantener cierta neutralidad en ese debate se han equivocado. En esta «renovación» del PSE no tienen lugar los planteamientos renovadores más organizados dentro del partido.

En la foto falta la nueva portavoz del partido, Idoia Mendia. Estaba sentada a la derecha de Eguiguren. El tiempo dirá si su ausencia es una casualidad del encuadre o premonitoria.

pse

 

Baja el apoyo a la dirección

Patxi López presentó al Congreso una dirección que reducía sus puestos de 37 a 22, en la idea de que, además, cada cual se dedique a lo suyo, tratando de evitar que alcaldes u otros cargos institucionales acumulen demasiadas tareas. Su lista -la única existente- obtuvo 252 votos a favor, 100 en blanco y uno nulo. Esto supone un 74,1% de síes que contrasta con el 94,7% del anterior conclave y con el 91,33% del V Congreso.

Junto a Jesús Eguiguren (presidente), Patxi López (secretario general), Rodolfo Ares (secretario de Organización) e Idoia Mendia (Participación, redes y portavocía), aparece como novedad el edil donostiarra Enrique Ramos, al cargo de la Secretaría de Política Institucional.

Completan las secretarías con función interna Alexia Castelo (Empleo e Industria), Javier Lasarte (Economía), Isabel Celaá (Formación, Estudios y Programa), Vicente Reyes (Políticas Públicas), Maite Berrocal (Igualdad), Blanca Roncal (Administración) y Natalia Rojo (ONG y Movimientos Sociales).

Como vocales del Comisión Ejecutiva sin un área específica asignada han sido nombrados Cristina González, Jesús Zaballos, Ekain Rico, Miguel Buen, Arritxu Marañón, Miren Gallastegui, Txema Oleaga, Patxi Lazcoz, Fernando Farias y Azahara Domínguez.

 

Una preocupante desconexión con la realidad circundante

Los discursos lo aguantan todo mientras no se contrastan con la realidad. El PSE parece haber repetido en este Congreso errores de desconexión con el entorno que le llevaron a perder desde el Gobierno un tercio de sus votos.

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, dio ayer su enhorabuena al VII Congreso del PSE por haber renovado su confianza en Patxi López. «Habéis elegido al mejor», les felicitó. Luego, dirigiéndose al recién nombrado, dijo: «Patxi, eres una persona que sabe liderar el partido como lideró el Gobierno, de forma moderada, pero siempre firme y con enorme calidad humana. Eres un socialista y un amigo. Todo mi apoyo, que tuviste y que tendrás cualquiera que sea el cargo que ocupes». Y siguió alimentando así la idea, que ya se daba por desactivada, de que algún día López se convierta en el líder del PSOE para tratar de conquistar la Moncloa.

Siempre sienta bien que a uno le endulcen el oído. El problema es que quien ayer hablaba de esta forma en el Palacio Euskalduna es Alfredo Pérez Rubalcaba, el hombre que acompañó a Felipe González en los momentos más oscuros de su historia, el que fue mano derecha de José Luis Rodríguez Zapatero mientras se hundía su Gobierno y el que como candidato ha obtenido la representación más baja de la historia del PSOE en el Congreso. El Alfredo Pérez Rubalcaba que se aferra a la secretaría general del PSOE, pese a darse por hecho que no volverá a ser el cartel electoral. El dirigente que impidió la renovación que hace que el PSOE no pueda aprovechar ahora el peor momento histórico del PP.

¿Y a quién dirigía sus halagos? A una persona que, según dijo, «sabe liderar el partido como lideró el Gobierno». El resultado fue que Patxi López, siendo lehendakari, bajó de 318.112 votos a 212.809. Es decir, perdió una tercera parte de los apoyos con los que inició el mandato. Y lo hizo, además, gobernando en coalición con el PP, algo que, según todas las encuestas, ni siquiera fue entendido entre sus votantes. Ese es «el mejor», según Alfredo Pérez Rubalcaba, y así ha debido entenderlo también una mayoría del PSE.

Por lo que se ve, hay una enorme desconexión entre lo que Alfredo Pérez Rubalcaba y el sector mayoritario de los delegados del VI Congreso del PSE entienden como «lo mejor» y la percepción demostrada recientemente por el electorado.

Tras el batacazo electoral, Patxi López se lamentó de que «nuestro viejo partido se está convirtiendo en un partido viejo». Empezaron entonces los cantos a la renovación. Y el secretario general estableció sus prioridades. Esa renovación «debe iniciarse en la definición del proyecto, después en mejorar el funcionamiento del partido, haciéndolo más transparente y participativo, y en última instancia hablaremos de nombres y cargos».

Ocurre, sin embargo, que la ciudadanía analiza los cambios en orden inverso a lo descrito por Patxi López. Es decir, ¿puede alguien creer que el PSE va a cambiar su forma de funcionamiento si como secretario de Organización sigue la misma persona que ha movido los hilos internos del partido desde hace casi 20 años? ¿Va a ser él quien lo haga más transparente y participativo? ¿Y resulta esto creíble si quienes han aparecido públicamente como los mayores abanderados de esta transparencia y participación, el llamado «sector crítico» de Araba, ha sido laminado, mientras se encumbraba al «sector oficial»?

Hay puestos en un partido que se eligen mirando hacia el interior, pero el de portavoz ha de hacerse contando con el exterior. Patxi López ha elegido para la labor a Idoia Mendia, quien ya ejerció ese cometido en el Gobierno autonómico. ¿Ha hecho López una evaluación de ese trabajo antes de proceder al nombramiento? Nuevamente parece haber una enorme desconexión entre los análisis internos y los de quienes hemos ejercido de mediadores entre los mensajes de su Gobierno y la ciudadanía.

Suelen quejarse los partidos que los medios nos fijamos mucho en los cargos y poco en las resoluciones. Sucede, sin embargo, que al menos algunos preferimos fijarnos en los hechos que en los escritos. Porque resulta difícil aparecer como adalid de la lucha contra la «crisis cocinada a fuego lento durante una década por el pensamiento económico neoliberal» si no hay autocrítica de los ocho años de gobierno del PSOE en el Estado español y de los tres y medio del de Patxi López en la CAV. La resolución sobre la ética democrática suena bien, pero es posible que quienes recuerden los problemas con Hacienda que tuvo el cuñado del propio lehendakari y alto cargo del PSE en Bizkaia tiendan a entenderlo como un cuento chino. En cuanto a la resolución sobre el modelo territorial, cuando arranca con «el ataque de los nacionalismos a la convivencia común…» ya se sabe lo que viene luego.

Así que mucho va a tener que trabajar la nueva y vieja dirección del PSE en los próximos años para convencer a la ciudadanía de que este ha sido un congreso de renovación. Para eso no bastan unas pocas caras jóvenes.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s