“Y ENTRE LAS ANGULITAS…”

Posted: 2013/02/09 in iritzia

Peces gordos entre las angulitas

“Y entre las angulitas, había un pez gordo. Arrimamos el farol y era un mocordo, así de grande, así de gordo”.

ANGULASClásica canción post-cena como fondo sonoro, de cuando cenar angulas de vez en cuando era un capricho y no una utopía para el común de los mortales.

Es habitual que dos partes cierren en torno a una mesa haber alcanzado un acuerdo, más en este país. También que una de esas partes sea una institución pública y que de vez en cuando sea la que se rasque el bolsillo (en esta parte voy a pecar de inocente y a creerme que la próxima ronda la pagarán los bancos y los bufetes de abogados). Lo que ya empieza a chirriar al ciudadano de a pie, que no olvidemos es quien paga todo esto, es que la minuta supere en algunos casos los 170 euracos por barba. Entre el Don Simón de tetra-brick y el Rioja de 44 euros la botella hay un mundo por explorar. Hay que ser buen anfitrión, sí, pero los caprichos que se los pague cada uno.

No obstante, conviene no cegarse con el brillo de esos platos cuyo nombre ocupa más de dos líneas. Menos de 3.000 euros en papeo es el chocolate del loro, cuando aquí de lo que se está hablando es de muchos millones. Se nos presenta al Banco Europeo de Inversiones (BEI) como si fuera una bondadosa ONG que regala duros a cuatro pesetas. Se nos asegura que la línea de crédito para financiar la incineradora y otras infraestructuras se obtuvo en unas condiciones fantásticas. ¿Tan fantásticas que obligan a pagar 300.000 euros al mes aunque no se disponga del dinero? ¿Tan fantásticas que en el momento de la firma ya suponían una pérdida patrimonial de 5,7 millones? Luego dirán que si te compras un coche y enseguida se devalúa.

El jeltzale Koldo Mediavilla, que no es un cualquiera dentro del PNV, publicaba el pasado 30 de noviembre en su blog “dana emon behar…” un post titulado “Memoria de pez”. Criticaba, entre otras cosas, la tarea de Ernesto Gasco como viceconsejero de Transportes de Lakua: “La traca final; las adjudicaciones de obras que difícilmente se ejecutarán, bien porque no cuentan con financiación o porque técnicamente resultan impracticables (los arenales donostiarras). Su herencia va a ser la ruina de quienes les sucedan”. O porque quienes llegan por detrás lo consideran “faraónico”, le faltó añadir.

Muchos gestores tienen la tentación de dejarlo todo atado y bien atado, hacer los nudos de tal manera que a sus sucesores les resulte imposible desatarlos. Eso ha sucedido con la famosa incineradora. Ahora se habla de los contratos con los bancos, pero luego llegarán los de las empresas adjudicatarias y sus indemnizaciones. Todo esto se firmó en los primeros meses de 2011, poco antes de la elecciones municipales y forales.¿Por qué este blindaje? ¿Quién ha atado de pies y manos al Consorcio de Residuos? ¿Beneficia esto a la ciudadanía guipuzcoana o a las empresas privadas? ¿A ambos? ¿Aunque la ciudadanía no quiera incineradora, se la tiene que comer con patatas sí o sí?

Quedo a la espera de respuestas y hasta me ofrezco para pagar la minuta. Menú del día, cuatro primeros y cuatro segundos a elegir, postre, pan, vino y agua.

Imanol Intziarte

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s