MAITE DITUGULAKO!

Posted: 2013/01/13 in Euskal Preso eta Iheslari Politikoak

Uholdea Bilbon

Erraldoia izan da Herrira-k antolatutako manifestazioa; espetxe politika aldatzeko eta konponbidea sustatzeko eskatu dute

Euskal presoak etxeratzearen aldeko oihuak errepikatu dira gehien


 

 

 

 

Gainezka egin dute, aurten ere, Bilboko kalerik nagusienek. Txiki geratu dira, bestelako espetxe politika bat eskatu eta konponbidearen alde manifestatzera Euskal Herriko txoko guztietatik zein nazioartetik Bilbora joandako milaka, milaka eta milaka herritar jasotzeko.

17:30 pasatxo zirela Casillatik abiatutako protestaren burua 19:00 aldera iritsi da udaletxe aurrera, ordurako beteta zegoen plazan sartzeko lekua egin ezinik. Abiapuntutik metro gutxira zegoen artean atzealdea: Autonomia kaleko 32. zenbaki parean. Ibilbide horretan guztian, lepo egon dira bai errepidea, bai espaloiak. BERRIAk egindako kalkuluen arabera, 34.980 metro koadro inguru okupatu dute manifestariek — 31.600 izan ziren iaz—, eta burua udaletxera iritsi denean, atzealdea 1,9 kilometro atzerago zegoen.

Manifestazioaren aurretik, beste martxa paralelo bat egin dute manifestari askok helmugaraino, buruaren atzean sartzeko zailtasunengatik. Milaka herritarrek Casillatik hasi dute martxa, espero bezala. Baina beste milaka lagunek Autonomian zehar, Zabalburun, zein Hurtado Ametzagan itxaron diote protestari. Beste milaka batzuk, helmugan bertan. Protesta udaletxe aurrera iritsi denerako, lepo beteta zegoen plaza osoa.

Herrira mugimenduak jarritako ordurako ordubete falta zela, jendetza zegoen Casilla inguruetan. Alboetako kaleetatik etengabea zen etorria, kafetegiak gainezka zeuden, eta Casilla aurreko plaza, herritar xumez zein eragileetako ordezkariz beteta.

Alderdi eta eragileetako kideek bertan egin dute topo. Tasio Erkizia ezker abertzaleko kideak, Txaro Arteaga Emakundeko zuzendari izandakoak eta Anjeles Iztueta Hezkuntza sailburu ohiak, esaterako, sutsu besarkatu dute Ramon Labaien Donostiako alkate ohia. Adeitsu aritu dira guztiak multzo berean hizketan.

Dozenaka izan dira Casilla aurreko plazan bildutako politikariak. Besteak beste, ezker abertzaleko Rufi Etxeberria, Pernando Barrena eta Aurore Martin; EAko Pello Urizar eta Unai Ziarreta; Aralarreko Patxi Zabaleta eta Dani Maeztu; Alternatibako Oskar Matute; ABko Mertxe Colina; EH Bilduko Laura Mintegi; eta Xabier Mikel Errekondo Amaiurrekoa. Martin Garitano Gipuzkoako ahaldun nagusia inguruetan izan da ondoren martxara batzeko, eta Javier Madrazo Ezker Batukoa ere bai.

Nazioarteko ordezkariak ere bildu dira plazan: esate baterako, Joan Tarda ERCko diputatua, David Fernandez CUPeko legebiltzarkidea eta kurduen eskubideen aldeko ordezkariak. Horiek bere herriko preso politikoen aldeko sinadurak biltzeko baliatu dute aukera. Ordezkari politikoen adierazpenak jasotzen ere, nazioarteko hedabideetako langile ugari izan dira; horietako batzuk, manifestaziorako espresuki etorriak: Australiako kazetariak, Al Jazeera-koak, Canal Plus France-koak eta France Press-ekoak, adibidez.

Hainbat sindikatutako ordezkariak ere bildu dira protestara. Adolfo Muñoz ELAko idazkari nagusia, Ainhoa Etxaide LABeko idazkari nagusia eta Jesus Uzkudun CCOOko kidea, esaterako.

Martxa bera hitzordutik bost bat minutu igaro zirela abiatu da. Bederatzi furgoneta joan dira aurretik. «Alicante 780 km» du idatzia batek; «Clairveaux 945 km», besteak; «Cordoba 850 km»; «Huelva 995 km»; «Almeria 1.040 km»; «Joux la Ville 945 km»; «Murtzia 850 km»; «Granada 875 km».

Mirentxin gidariak dira. Astebururo, presoen senideak furgonetetan zenbait espetxetara eramaten dituztenak. Senideei bidaia errazteko, furgonetak hartu eta milaka kilometro musu truk egiten dituzten boluntarioak. Astebururo nora joaten diren dute idatzia, eta abiapuntutik espetxera dituzten kilometroak.

Martxaren irudiak hartzeko Herrira-k hedabideentzat jarritako bi pisuko autobusa joan da ondoren. Atzetik, Etxerat-eko kideak. Ehunka. Bost multzotan banatuta, ilara luzeak osatu dituzte preso, iheslari eta deportatuen senideek. Horiek izan dira txalo zaparrada handienak eta oihurik ozenenak eragin dituztenak. Euskal presoak etxera!, entzun da ibilbide osoan horiek igaro ahala.

Mobilizazioaren leloa ondoren zetorren, sustatzaileek eutsita: Giza eskubideak, irtenbidea, bakea. Euskal presoak Euskal Herrira. Atzetik, milaka herritar. Zabalburura iritsi aurretik hasi du euria. Langarra hasieran, zaparrada etengabea amaierarako. Baina gutxi izan dira manifestaziotik joan direnak. Eutsi egin diote ia denek, aterki azpian. Antolatzaileek lanak izan dituzte protestaren zain zeudenen artean martxari leku egiteko, eta pixkanaka egin du aurrera jendetzak.

Plaza Biribilean, beste hainbat aldarri egin dituzte dozenaka lagunek, pankarta eta guzti. Euskal gazteriaren alde 19an Donostian egingo den manifestaziora deitu dute batzuek; asteon Parisen hil dituzten hiru kurduei elkartasuna adierazi diete beste batzuek; larriki gaixo dagoen Txus Martin presoa askatzeko ere eskatu dute; eta beste zenbaitek aprobetxatu dute iragartzeko ekainaren 2an Oiartzunen presoekiko elkartasun lasterketa egingo dutela.

 

atzo

 

 

115.000 personas se mojan por los presos y desbordan Bilbo

 

Lo de ayer fue una ocupación del centro de Bilbo en favor de los derechos de los presos sin recorrido del todo definido y también sin un principio ni final concreto.

Mucho antes de la hora prevista, gran parte de las calles estaban ya llenas

p002_f02.jpg

 

Cuarenta minutos antes de la hora prevista para el inicio de la manifestación, la calle Autonomía de Bilbo estaba llena de gente. También buena parte de las trasversales que desembocan en ella. La situación era paradójica: lo que debía ser la cabeza de la marcha era en esos momentos su cola. Para que la movilización hubiera discurrido por cauces habituales, la pancarta tendría que haber comenzado un recorrido distinto en dirección contraria a la prevista. Y, como queda dicho, todavía faltaba más de media hora para que dieran las 17.30.

A la hora de arrancar, prácticamente todo el recorrido estaba abarrotado. Se abría un pequeño paréntesis entre los que situados mucho más cerca del final que del inicio dudaban entre esperar o acercarse a coger sitio en la explanada del ayuntamiento donde debían desarrollarse la lectura del comunicado y las actuaciones musicales.

De hecho, tampoco se dio un único acto final. En la Plaza Circular, donde la organización había instalado una pantalla gigante, se concentraron también miles de manifestantes que no pudieron llegar más lejos.

La de ayer no fue una manifestación al uso. La movilización consistió en que los familiares de presos, exiliados y deportados, y quienes portaban la pancarta, completaron el recorrido –tardando para ello más de hora y media– abriéndose camino entre los manifestantes. A su paso, miles de los congregados se fueron incorporando a la marcha. Otros miles iniciaban recorridos paralelos para avanzar por otras vías.

Lo de ayer fue una ocupación de las principales calles del centro de Bilbo en defensa de los derechos de los presos y las presas. Una concentración que no tuvo una hora concreta de inicio y que tampoco tuvo una conclusión muy determinada. Cuando hacía tiempo que el acto que cerraba la marcha había terminado, por la calle Hurtado de Amezaga seguían bajando miles de manifestantes (otros miles se habían desdoblado por la calle Aldapa) y se abrían en abanico al llegar a la Plaza Circular. Unos seguían hacia el ayuntamientos, punto final oficial, otros bajaban hacia el Arriaga para adentrarse en el Casco Viejo, algunos se encaminaban por la Gran Vía… Luego estaban quienes optaban por dejarse tragar por las bocas del Metro para volver hacia sus lugares de origen.

La de ayer fue, además, una demostración de la capacidad de movilización de Herrira, a pesar de que los denominados partidos mayoritarios –con excepción de EH Bildu– se habían desmarcado abiertamente de la movilización. El PNV dejó claro que no se sumaría como partido. El PSE añadió que no daba a sus militantes libertad para decidir si ir o no. El PP se posicionó en contra. De hecho, el ministro español de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, dijo que la manifestación debió haber sido prohibida por la Audiencia Nacional.

ATZO2

Mojarse por los presos y presas

Ninguno de esos pronunciamientos en contra hizo mella en las decenas de miles de personas que tomaron el centro de Bilbo. Una presencia superior, según varios indicadores, a la colosal manifestación del 7 de enero de 2012.

Tampoco la lluvia arredró a los manifestantes. La gente llegó a Bilbo dispuesta a mojarse por las presas y los presos. Preparada para ello. La sorpresa, en realidad, fue que hasta las seis de la tarde estuvo seco. Apenas alguna gota impertinente molestó a los concentrados. Pero después sí, cayó y mucho, como estaba previsto. Se abrieron entonces miles de paraguas. Lo que no se pudo hacer en esta ocasión fue acelerar el paso, ya que en muchos tramos no había siquiera por dónde pasar.

 

ATZO3

Presencia política plural

Para las 16,30, en las inmediaciones de La Casilla comenzaban a agruparse por un lado los voluntarios de la organización y por otro los portavoces de partidos, sindicatos y organismos que se habían sumado a la convocatoria y que iban haciendo las primeras declaraciones a los medios de comunicación.

En la marcha pudo verse a los principales dirigentes de los partidos integrantes de EH Bildu y a prácticamente todo su grupo parlamentario. También de Ezker Batua. Y líderes de ELA, LAB y otros sindicatos.

Acudieron responsables institucionales como el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, y el alcalde de Donostia, Juan Karlos Izagirre.

Pese a que hubo partidos que recomendaron a sus militantes no acudir, hubo presencia de personas del PNV y también del PSN. En la representación de Ahotsak acudió, entre otras, Ainhoa Aznarez, del PSN (con ellas se vio también a José Luis Uriz), y habían confirmado sus asistencia las jeltzales Arantza Itxasmendi, Usune Retolaza y Amaia Goirigoltzarri. Al que sí se vio fue a Iñaki Zarraoa.

Hubo además una representación de formaciones catalanas como ERC y las CUP. El diputado republicano Joan Tardá y el portavoz parlamentario de las CUP, David Fernández, concitaron la atención de los medios de comunicación.

En la marcha no solo se vieron senyeras esteladas catalanas, sino también banderas de otras comunidades del Estado español. Todas ellas saludadas con entusiasmo. El pueblo kurdo también estuvo representado y, tras la ejecución de tres mujeres militantes en París, fue objeto de notables muestras de simpatía y solidaridad.

A lo largo del recorrido se pudieron observar banderas de distintos puntos del mundo, además de pancartas que recordaban a presos de diversas localidades o barrios de Euskal Herria.

 

ATZO1

 

Pese a que la previsión era que la manifestación fuera silenciosa, fueron constantes los gritos de «Euskal presoak Euskal Herrira!». Abrían camino entre la multitud las furgonetas de los voluntarios que cada fin de semana llevan a familiares a las cárceles. La organización dispuso a continuación un autobús de dos pisos para los cámaras.

Cientos de familiares de presos, refugiados y deportados se dispusieron a continuación en cinco hileras. Tras ellos, la pancarta, portada por una nutrida representación de las personas convocantes: Eñaut Gantxegi, Iñaki Olasolo, Paulo Agirrebaltzategi, Arantza Gutiérrez, Pako Letamendia, Eba Ferreira, Itxaso Fernández, Estitxu Garai, Irati Tobar, Begoña Zabala, Juan Ibarrondo, Juanje Soria y Oskar Bañuelos.

De entre ellos, los encargados de dar lectura al comunicado final tuvieron que salir de la pancarta para poder llegar a tiempo al ayuntamiento y desde allí lanzar su mensaje a las más de cien mil personas que habían acudido a la manifestación para exigir el respeto de los derechos de las presas y los presos.

 

atzo

 

 

Solo hay un cálculo real: la presión social es eficaz

 

MANI5Es posible que, a las pocas horas de una movilización tan abrumadora como la de ayer, el análisis no sea el género más adecuado para relatar lo ocurrido en Bilbo. Los sentimientos se agolpan, las sensaciones son tan importantes o más que los datos, las vivencias ilustran lo ocurrido como nada más lo puede hacer. Pero es necesario contextualizar una vez más la manifestación en defensa de los derechos de los presos políticos para entender qué ocurre y por qué en nuestro país. También para proyectar qué es lo que puede ocurrir en adelante, cómo actuar para hacer efectiva la demanda de que se respeten todos los derechos.

La movilización del año pasado resultó histórica sobre todo por la multitud que reunió, superando toda expectativa y convirtiéndola en una de las mayores manifestaciones de la historia reciente de Euskal Herria. No obstante, los condicionantes de aquella movilización eran algo distintos de los de ayer. Para empezar, porque tan solo hacía unas semanas que había tenido lugar la Conferencia de Aiete y el anuncio de ETA. En general, se puede decir que el ambiente era positivo, optimista, ilusionante. Todo ello hizo que muchas personas que no solían asistir a esta cita considerasen que había llegado la hora de implicarse en una demanda que, si bien compartían desde antaño, nunca habían hecho propia de manera tan activa. El resultado: 110.000 personas colapsaron Bilbo por los derechos de los presos y, por ende, en favor de la vía emprendida en Aiete.

Un año después, cabía albergar dudas sobre la respuesta que daría la ciudadanía, no porque la demanda haya perdido fuerza o no se haya, incluso, abierto a sectores que antes no la defendían tan abiertamente, sino simplemente porque el estado de ánimo actual es bien diferente. La postura beligerante y cruel del Gobierno del PP ha generado cierta frustración en la sociedad vasca. Y es precisamente frustración lo que pretenden generar. La motivación del PP es evidente -bloquear el proceso político-, y en ese camino se apoya en quienes no quieren arriesgar a cambiar de escenario, dada su posición hegemónica -o simplemente, más cómoda- en el anterior estadio.

Sin embargo, la manifestación de ayer fue tan masiva o más que la del año pasado, para empezar por la labor tenaz y proactiva realizada por los convocantes. Asimismo, ha quedado claro que la conciencia de que ceder en este tema es ceder en el futuro del país está socialmente muy extendida. A esa conciencia se le sumó ayer mucha ilusión y esperanza.

 

U123Errores de cálculo y opciones de futuro

La postura del PNV durante la última semana es realmente decepcionante. Poniéndose empático, es posible comprender que como partido no apoyase la movilización, entre otras cosas porque no es un terreno en el que se sienta cómodo (aunque es de suponer que tampoco se sentía cómodo cuando asistía a manifestaciones de signo «opuesto» en las que se insultaba a sus dirigentes y a su ideología; y sin embargo asistían e incluso las convocaban). Lo que no resulta de ningún modo aceptable es la seudocampaña que ha lanzado para diezmarla, llegando incluso a criminalizar a sus convocantes. Visto lo visto, lo único que ha conseguido ha sido una polémica estéril y facilitar que dentro de un PSE en el que el debate en torno a estos temas es evidente se impongan las posturas más inmovilistas.

Atendiendo a sus argumentos, la discreción es importante, sin duda, pero eso no ha hecho cambiar, por ejemplo, la postura del propio PNV. Herrira se ha reunido con sus dirigentes y les ha trasladado, discretamente, la importancia de que asistieran o, al menos, de que no se opusieran a una manifestación de la que dicen compartir objetivos (y medios, cabe suponer). No lo han hecho y han errado en el cálculo: la manifestación ha sido aún mayor. Además, le han dado la clave de su debilidad a sus adversarios o a quienes, desde dentro del partido, consideran que los jeltzales deben anteponer las prioridades del país a las necesidades de su aparato: el PNV solo se moverá si su postura se convierte en insostenible socialmente. Es decir, su voluntad de hegemonía es tal que adaptará su postura a aquella que considere socialmente central. Ya ha ocurrido anteriormente en otros temas, tanto sociales como nacionales.

Volviendo a sus argumentos, cuando el PNV dice que en este tema actuará con discreción, sugiere que intentará negociar con el PP. Pero aun suponiendo que los mandatarios españoles tuviesen un deseo fortuito de hacerlo, eso no les impide ser públicamente despiadados, lo que hace más difícil entender porque el PNV no se muestra públicamente cabal y defiende los derechos de los presos sin ambages ni excusas. Además, vistos los apoyos recibidos desde Catalunya, Galiza y el resto del Estado, su postura roza el ridículo.

El PNV ha demostrado de nuevo que prefiere mandar a liderar. Su participación en la manifestación le hubiese reportado una posición más sólida, tanto ante su base social y la sociedad vasca como ante Madrid. Si tomó esta decisión por un cálculo, es lógico demandarle que la corrija, dado que es evidente que su cálculo estaba totalmente equivocado. También porque, pese al éxito total de la manifestación de ayer, aún queda mucho trabajo por hacer y debe ser un trabajo en común. Discreto y público, institucional y social, humano e ideológico… pero siempre en positivo, sin falsas dicotomías y con el espíritu de liderazgo que requieren el momento y el país.

 

U127

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s