BERAIEK HIL DUTE

Posted: 2012/11/10 in ETXE KALERATZEAK

Espekulazioaren leihotik behera

Amaia Egaña egunero Hego Euskal Herrian etxerik gabe uzten ari diren bederatzi lagun horietako bat zen.

Inor gutxi ohartuko zen bere dramaz, bere ezinaz, etxetik kaleratua izan aurretik bere burua leihotik bota ez balu.

Bere buruaz beste egin izanak zurrunbilo handia eragin du. Arduradun politikoen erreakzio ugari izan da, epaileek Espainiako Hipotekak Betearazteko Legea aldatzeko eskatu dute, eta Espainiako Gobernuak presazko bilera egin du, gaiaren gainean lanean ari den itxura emateko. Bankuen sektorea bakarrik dago isilik, eta isiltasun horrek munduko hitz guztiek baino esanahi handiagoa dauka.

Egaña leihotik salto egitera behartu duen legea 1909koa da. Europako Justizia Auzitegiko abokatu nagusiak berak ohartarazi du, zaharkitua egoteaz gain, Europaren irizpideen aurka doala, bezeroak banketxeen menpe uzten dituelako, baita gehiegikeriaz jokatzen dutenean ere.

Herritar andana muga-mugan jartzen ari da lege hori. Eta orain aztoratu diren agintari politikoek dagoeneko ezin dute besoak gurutzatuta geratu eskandaluaren konplize diren itxura eman gabe. Baina egoera hau ez da bat-batean iritsi, eta komeni da hainbat kontu aintzat hartzea. Lehenengo eta behin: merkatua. Etxebizitzaren, eta oro har, eraikuntzaren sektoreak sekulako irabaziak izan ditu azken urteotan, espekulazioaren globoa bat-baten lehertu den arte. Globo horretaz elikatu dira hiru sektore hauek bereziki: eraikuntza enpresak, banketxeak eta kudeatzaile publikoak.

Hego Euskal Herrian hutsaren hurrengoa da, kasik, alokairuko etxebizitzen merkatua. Esate baterako, etxebizitzen %7-10 inguru daude alokairuan, Suitzan (%56), Alemanian (%47), Frantzian (%40) eta Erresuma Batuan (%30) baino askoz ere gutxiago.

Etxebizitza erosteko ohitura dagoela esan ohi da, baina ohiturak sortu egiten dira —norbaitek sortzen ditu— eta guztiok biziarazten —eta pairatzen— ditugu. Espekulazioaren atzean dagoen interes ezkontza horren ondorioz, duela urte gutxi bankuek mailegu ugari eman zituzten etxebizitzak erosteko, baita etorkizunean zorra ordaintzeko zailtasun handiak eduki zitzaketen herritarrei ere. Eta, orain, langabeziaren eta krisiaren mamuak espero gabeko itzala hartu duenean, dardaraka jartzeko moduko dramak gertatzen ari dira.

Esate baterako: Egaña lanean ari zen eta baita bere senarra ere. Beraz, ez ziren langabeziaren edo bazterketa gorriaren biktima, itxura batean behintzat. Baina ezin izan diote maileguaren gehiegizko zamari aurre egin.

Etxe kaleratzeen aurkako mugimendu sendoa ari da sortzen, baina ez litzateke bistatik galdu behar sakoneko arazoa beste hau dela: oinarrizko giza eskubidea izanik, etxebizitza duin bat izatea ezin dela merkatuaren interesen menpe utzi. Bestela, atzokoaren antzeko egoera gordinak gertatuko dira berriz, ahaztu gabe, jakina, gaur beste bederatzi lagun utziko dituztela banketxeek kale gorrian.

Iñaki Petxarroman

La muerte de Amaia Egaña resume el drama diario de los desahucios

 

El suicidio convulsiona Barakaldo, donde se manifestaron anoche miles de personas, y a toda Euskal Herria, donde cada día se produce más de una decena de desalojos.

El impacto llega a Madrid, donde PP y PSOE anuncian soluciones el lunes.

p002_f02_199x128.jpg

Eran las 9.20 cuando Amaia Egaña, de 53 años, sola en la vivienda de Barakaldo que ha sido hasta ayer su hogar y el de su familia durante cerca de ocho años, saltó por la ventana tras abrir la puerta del portal del número 11 de la calle Escuela de Artes y Oficios de Barakaldo a la comisión judicial que iba a ejecutar el desahucio impulsado por La Caixa. La mujer, que llevaba 30 años trabajando en Bizkaibus -destinada en las cocheras de los autobuses en Burtze- ña- y era esposa del exconcejal del PSE José Manuel Asensio, no pudo soportar más la presión a la que se veía sometida y optó por quitarse la vida al ver como le iban a desposeer del piso.

Egaña, natural de Eibar pero afincada hace décadas en la localidad fabril, vivía con su marido y su hijo de 21 años, que al parecer desconocían que ayer iban a ser desahuciados, ya que acudieron a sus obligaciones habituales con normalidad. José Manuel Asensio, su esposo, fue concejal delegado de Seguridad Ciudadana en Barakaldo y al igual que la víctima eran militantes del PSE. En la actualidad, su compañero tenía empleo después de haber permanecido unos años en el paro.

La familia de la fallecida es muy conocida en la villa armera guipuzcoana, donde su padre regentó una conocida tienda de electrodomésticos y fue presidente del PSE local. Ella misma fue edil en ese Consistorio en el periodo 1983-1987.

 

Poco después del trágico suceso se acercaba hasta el lugar el marido de Amaia Egaña que, después de ser atendido por sicólogos y arropado por compañeros de partido con el alcalde Tontxu Rodríguez a la cabeza, fue trasladado al Hospital de San Eloy por el shock que padecía. En el centro sanitario se vivieron intensos momentos de emoción entre los familiares y compañeros de militancia. Nadie sabía de los problemas económicos que atravesaban.

Una vez que la noticia saltó a los medios de comunicación, fueron decenas las personas que comenzaron a concentrarse en las inmediaciones del edificio donde que produjeron los hechos, en la confluencia con la avenida Altos Hornos de Vizcaya, una de las principales arterias del nuevo ensanche de Barakaldo, en terrenos que ocupó la histórica siderurgia vasca.

Entre los primeros que acudieron al lugar, además de representantes del PSE y EH Bildu, estaban integrantes de la plataforma Stop Desahucios. Su portavoz en Ezkerraldea confesó estar «destrozado», ya que tenía la sospecha de que la mujer que el jueves a la tarde contacto con él telefónicamente era la víctima. «Estaba un poquitín tocada. Creo que se llamaba Amaia. Yo le traté de animar, de hacerle ver que la vida no se acaba aquí», explicó, antes de anunciar que estudian poner en marcha un gabinete de atención sicológica, «porque el problema se sale ya de madre. O se toman soluciones, o el problema va a degenerar en violencia, suicidio y depresiones de caballo».

Lo cierto es que la comunicante anónima, según relató Félix, no les informó en ningún momento de que iba a ser desalojada ayer de su hogar, lo que creó más desasosiego entre los componentes de Stop Desahucios.

La Caixa puso el piso en venta

A pesar de que no se había ejecutado formalmente el desahucio, la vivienda de la familia Asensio Egaña, según las noticias que posteriormente transcendieron, se ofrecía desde hace un año en el portal inmobiliario servihabitat.com, que pertenece a La Caixa. Junto a la fotografía del edificio, se incluía un precio de salida de 233.180 euros y se animaba a los interesados a pujar. Además, en el anuncio se precisaba que no era posible la «visita inmediata» porque las llaves no estaban disponibles «temporalmente».

Tal fue el revuelo mediático que se originó a lo largo de la tarde en las redes sociales, que el anunció fue retirado del portal al igual que otras viviendas del área, la zona Urban-Galindo. Ayer mismo, el grupo La Caixa anunció que hasta setiembre ha obtenido un beneficio neto atribuido de 157 millones de euros.

 

Por la mañana, a escasos metros de donde cayó Amaia Egaña, la portavoz de Stop Desahucios Bizkaia, Marta Uriarte, afirmó que el suicidio de esta mujer era un caso evidente de «terrorismo financiero», al tiempo que emplazó a los partidos políticos a que «negocien una solución a este problema» para que, de manera inmediata, se paralicen los desahucios.

Utzi erantzun bat

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Aldatu )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Aldatu )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Aldatu )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Aldatu )

Connecting to %s